En investigaciones recientes efectuadas en el archipiélago de Svalbard, situado en Noruega, se ha observado un fenómeno alarmante: el desplazamiento progresivo de considerables cantidades de gas perjudicial bajo el hielo del Ártico.

Estos descubrimientos señalan un incremento en la probabilidad de que dichos gases se liberen al medio ambiente, lo cual podría significar una amenaza considerable para el clima y el ecosistema a nivel mundial.

gas metano escapando del hielo polar

◍ Descubrimiento en Svalbard: peligro bajo el hielo

En las profundidades congeladas de Svalbard, un conjunto de islas noruegas en el Océano Ártico, se han detectado millones de metros cúbicos de metano confinado.

Este gas, aunque no es visible ni tiene color, es extremadamente inflamable y parece poder desplazarse bajo el permafrost del Ártico. A lo largo de un siglo, el impacto climático del metano es más de 25 veces mayor que el del dióxido de carbono.

La alarma surge de la posibilidad de que este metano se libere debido a la reducción del hielo, lo que contribuiría a las emisiones de gases de efecto invernadero y al ascenso de las temperaturas a nivel global.

READ  Nuevo motor de hidrógeno coreano pone en crisis la gasolina

◍ El Permafrost y los gases naturales

El permafrost del Ártico Alto, una capa de suelo permanentemente congelado, alberga depósitos de gas natural.

Estos depósitos han sido revelados a lo largo del tiempo mediante perforaciones para investigación científica y la extracción de recursos como el carbón, mostrando diferentes estratos de acumulación de gas.

La investigación no solo ha revelado su origen, sino que también evidencia el movimiento de los gases a través del archipiélago.

El estudio, dirigido por Thomas Birchall del Departamento de Geología Ártica en el Centro Universitario de Svalbard en Longyearbyen, Noruega, indica que el volumen exacto de gas atrapado bajo Svalbard es aún incierto, aunque se han identificado casos en los que se han generado millones de metros cúbicos de gas en menos de diez años.

◍ El peligro del escape de metano

La fuga de grandes volúmenes de metano desde su confinamiento en el permafrost de Svalbard podría desencadenar un proceso de calentamiento, incrementando las emisiones de metano y provocando un mayor deshielo del permafrost, lo que podría resultar en la liberación de aún más metano.

Los científicos advierten que, aunque en la actualidad la fuga de metano desde el permafrost es mínima, factores como el retroceso de los glaciares y el deshielo del permafrost podrían intensificar esta situación en el futuro.

READ  Pipetování, un procedimiento científico muy importante

En sus investigaciones, Birchall y su equipo hallaron que las concentraciones de gas en 18 pozos de exploración de hidrocarburos en Svalbard superaban lo previsto. Esto sugiere que fenómenos similares podrían presentarse en otras áreas del Ártico.

◍ Consecuencias mundiales

Las repercusiones de la fuga de metano del permafrost en Svalbard podrían tener efectos globales, fomentando un ciclo de retroalimentación climática positiva que acelere el calentamiento tanto en el Ártico Alto como en otras regiones del planeta.

Comprender estos procesos y mantener una vigilancia constante son fundamentales para prevenir y atenuar posibles impactos climáticos negativos.

Estos hallazgos resaltan la necesidad de continuar con la investigación y el monitoreo del permafrost y los gases que contiene, para entender mejor su influencia en el cambio climático y en nuestro mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *