La historia de Galen Winsor es una de las más controvertidas en el campo de la energía nuclear, debido a sus arriesgadas demostraciones con materiales radioactivos.

Este químico nuclear estadounidense, desafió las normas de seguridad establecidas con actos como ingerir uranio en público o bañarse en piscinas radioactivas.

Para Winsor, los riesgos de la radiación estaban sobredimensionados a propósito y promovió diversas teorías conspiranoicas que han generado debates hasta hoy.

A continuación, exploramos su vida, sus controversiales demostraciones y el impacto de sus acciones en la percepción pública de la energía nuclear.

◍ Galen Winsor y la energía nuclear

Galen Winsor nació el 4 de junio de 1926 en Peterson, Utah. Después de servir en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial, asistió a la Universidad Brigham Young (BYU) en Provo, Utah, donde obtuvo un título en química.

Poco después comenzó su carrera en General Electric en Hanford, Washington, trabajando en la extracción de plutonio. Su trabajo en Hanford, ubicación del primer reactor productor de plutonio a gran escala, fue fundamental en el desarrollo de la energía nuclear en Estados Unidos.

READ  Jann Mardenborough y su esposa actual

Más tarde, trabajó en diversas instalaciones nucleares, incluyendo el diseño de una planta de reprocesamiento de combustible nuclear en San José, California, y la gestión de una instalación de mineral de uranio en Nucla, Colorado​.

Sin embargo, a medida que avanzaba su carrera, comenzó a desarrollar opiniones que lo alejarían del consenso predominante en la comunidad científica.

◍ Las demostraciones controvertidas

Galen Winsor se hizo conocido no solo por su trabajo técnico, sino también por sus peligrosas demostraciones para desafiar las percepciones sobre la seguridad de la radiación.

Winsor afirmaba que los riesgos de los materiales radiactivos estaban exagerados y realizaba demostraciones públicas para probar su punto de vista.

● Comer uranio

En 1986, Winsor ingirió uranio en una presentación pública y afirmó no sufrir efectos adversos significativos.

Este acto fue parte de una serie de demostraciones destinadas a respaldar su teoría de que la toxicidad del uranio era mayormente química y no por su radiactividad.

Según él, el uranio tenía una baja radioactividad y un alto umbral de toxicidad, por lo que consumirlo en pequeñas cantidades no tenía un impacto significativo en su salud.

La demostración fue parte de su esfuerzo por convencer al público de que los peligros asociados con la radiación eran exagerados​.

Galen Winsor Eats Uranium

● Nadar en piscinas de combustible gastado

Winsor también afirmaba haber nadado en piscinas utilizadas para almacenar barras de combustible nuclear gastado y haber bebido agua de estas piscinas sin sufrir efectos adversos.

READ  El marido de Brianna Coppage. Todo lo que debes saber

Las piscinas utilizadas para enfriar el combustible nuclear gastado contienen agua ligeramente contaminada, pero el científico insistía en que el riesgo para la salud era mínimo.

Estas acciones eran parte de su campaña para mostrar que las precauciones de seguridad nuclear eran excesivas y que había otras intenciones encubiertas tras todo ese alarmismo.

◍ Teorías de conspiración

Además de sus demostraciones prácticas, Winsor promovía la idea de que había una conspiración global para exagerar los peligros de la radiación y controlar el acceso a los recursos energéticos nucleares.

Según Winsor, una élite de la industria energética mantenía altos los precios del combustible nuclear mediante la retención de residuos nucleares valiosos que podrían ser reutilizados como fuentes de energía.

El científico argumentaba que esto permitía a estos actores controlar la economía energética global y mantener su poder​.

◍ ¿De qué murió Galen Winsor?

Galen Winsor falleció el 19 de julio de 2008 a la edad de 82 años, presumiblemente por muerte natural, aunque existen numerosas teorías al respecto.

Algunas de estas hipótesis incluso sugieren que pudo haber muerto de leucemia, una forma de cáncer a menudo asociada con la exposición a la radiación.

Sin embargo, no hay pruebas definitivas que respalden esta afirmación, ya que Winsor no presentó síntomas típicos de esta enfermedad durante su vida​​.

READ  Kristin Grannis y Jamie Foxx ¿Qué pasó?

Otras fuentes mencionan que pudo haber sufrido de la enfermedad de Parkinson, una condición neurológica degenerativa que afecta el movimiento y la coordinación.

Nuevamente, la relación entre esta enfermedad y la exposición a la radiación es objeto de debate y no está confirmada​​.

En ausencia de pruebas concluyentes, la mayor parte de los informes sugieren que murió de causas naturales no relacionadas con la radiación.

Su avanzada edad y posibles problemas de salud asociados con el envejecimiento son factores que podrían haber contribuido a su muerte​ .

No obstante, la falta de registros médicos públicos y la naturaleza controvertida de su vida y trabajo complican la determinación de la causa exacta de su muerte.

Sin embargo, la hipótesis más aceptada es que su fallecimiento fue el resultado de causas naturales propias de su edad avanzada.


A día de hoy, Galen Winsor sigue siendo un personaje fascinante en la historia de la energía nuclear. Su vida y sus demostraciones desafiaron las normas establecidas y provocaron debates importantes sobre la seguridad nuclear y la gestión de residuos radiactivos.

Aunque sus métodos y conclusiones fueron controvertidos, su impacto en la percepción pública y en los debates científicos sobre la energía nuclear sigue siendo significativo.

La historia de Winsor nos recuerda la importancia de cuestionar las normas y explorar nuevas perspectivas en la búsqueda del conocimiento y la seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *